Las empresas que no inviertan por lo menos 10% en nuevas tecnologías desaparecerán