La crisis económica post-pandemia podría doblar el stock hasta los 160.000 millones de euros

En un año atípico por la pandemia del COVID-19, en que la economía española podría contraerse en un 12,4% en el conjunto de 2020 y en que la venta de vivienda había caído un 22,7% a mediados de año respecto al mismo periodo de 2019, el stock europeo de NPLs creció por primera vez en cinco años: en concreto, en 3.500 millones de euros entre el primer y el segundo semestre del año y hasta alcanzar los 526.300 millones, según datos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

El 71% de ese considerable stock se concentra además en 4 países: Francia (126.600 millones), Italia (108.400 millones), España (79.300 millones) y Grecia (61.300 millones).

En nuestro país, esos 79.300 millones -que representan el 15,1% de todos los préstamos dudosos de Europa-, suponen un descenso del 6% respecto a los 84.400 millones de junio de 2019: una reducción en 5.100 millones que hace que los NPLs sean el 3% del total de préstamos brutos de nuestro país (una ratio muy similar a la media europea, situada en el 2,9%). El 55% de esos casi 80.000 millones de préstamos dudosos corresponden además a créditos para la compra de vivienda, mientras que un 43,6% son créditos a entidades no financieras.

Durante la primera mitad del año, el volumen de operaciones de compraventa de NPLs se ha mantenido a niveles menores por el colateral natural de una situación tan excepcional como la impartida por el COVID- 19. Prime Yield había previsto que las transacciones de préstamos dudosos en nuestro país podrían alcanzar los 20.000 millones de euros en 2020, y en cambio a las alturas del mes de junio solo se habían realizado operaciones por valor de 2.000 millones. En cualquier caso, la compañía pronostica una vuelta al crecimiento en el volumen de operaciones a medida que dejemos atrás la pandemia.


Compañías inmobiliarias de valor creciente

Las compañías inmobiliarias, como el Grupo Auge se dedican a desarrollar proyectos determinados según el espacio geográfico, demográfico y las facilidades de crecimiento de la locación. Son los encargados del concepto y la venta de cada una de estas propiedades. Este servicio es de gran utilidad, ya que la empresa inmobiliaria se dedica a las distintas gestiones relacionadas con las operaciones de compra-venta, gestiones que posiblemente una persona no sepa hacer. Otra de sus funciones es asesorar sobre las condiciones técnicas del inmueble y las diversas circunstancias que se relacionen con este, como por ejemplo, los servicios de una zona, la topografía, los cambios relacionados con el clima, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *